Construir una economía circular necesitará un enfoque colaborativo: el momento de actuar es ahora

Construir una economía circular necesitará un enfoque colaborativo: el momento de actuar es ahora

A medida que aumenta la población, se ejerce una mayor presión en la utilización de los recursos naturales, por lo que todos debemos buscar alternativas a la forma en que se hacen las cosas. Eso incluye adoptar una economía circular donde todos los materiales sean valiosos y el concepto de “desecho” ya no sea parte del sistema. Esta tendencia está impulsando a más organizaciones hacia negocios sostenibles y la adopción de estrategias y prácticas amigables con el medio ambiente, lo que lleva a un mayor énfasis en un modelo de economía circular. Empresas como Dell Technologies participan activamente en enfocar sus políticas a realizar cambios significativos y están  comprometidos para hacer que este cambio sea sencillo, eficiente y productivo para todos.

Los beneficios de adoptar el modelo de economía circular son significativos desde el punto de vista del negocio: se puede esperar una reducción significativa en las emisiones de carbono y más de US $ 1 billón en ahorros en costos de materiales para 2025 en todo el mundo. A medida que más organizaciones priorizan las prácticas comerciales sostenibles, hay consideraciones importantes para aquellos que buscan hacer la transición a la economía circular para capturar nuevas y diversas oportunidades de crecimiento.

Hoy en día, el mundo opera principalmente en una economía lineal, donde las materias primas se utilizan para fabricar bienes que se usan y eliminan eventualmente como desechos. Sin embargo, en una economía circular, los productos de desecho son económica y ambientalmente beneficiosos como insumos que se reintroducen en la cadena de valor. Tiene como objetivo la eliminación de residuos mediante el diseño superior de materiales, productos, sistemas y dentro de este, modelos de negocio.

Lo que esto requiere es la cadena de valor completa de una empresa a bordo y el comportamiento de reciclaje del consumidor para cambiar. Dicho esto, las organizaciones están comenzando a pensar y diseñar servicios y procesos circulares para que su cartera de productos aproveche las oportunidades que presenta la economía circular. Para empezar, la facilidad de reparación y reciclabilidad y las formas de incorporar materiales sostenibles en productos electrónicos son formas en las que estas organizaciones están integrando prácticas de economía circular en sus procesos.

Desde hace varios años, Dell Technologies ha sido un líder en cuanto al diseño de productos tomando en cuenta todo el ciclo de vida de los materiales con un énfasis en la reutilización, la reparación y el reciclaje, así como la elección inteligente de materiales y las opciones sencillas de reciclaje para sus clientes. Ejemplo de ello es su trabajo con plásticos de circuito cerrado.

La utilización de plásticos recuperados gracias a los esfuerzos de reciclaje de tecnología para crear nuevas piezas plásticas aumenta el ciclo de vida de los plásticos, disminuye la huella de carbono e incluso reduce los costos. El proyecto de circuito cerrado cuenta con la certificación de UL Environment y fue el primer proyecto importante de tecnología en seguir su nuevo estándar.

Dell Technologies busca eliminar el concepto de desecho y lograr un mejor futuro por medio de procesos de replanteamiento, rediseño, reutilización y reciclaje. Establecieron objetivos ambiciosos que los desafían a replantear los procesos de producción y a escalar significativamente hacia la adopción de materiales reciclados y renovables. Si se combinan varias iniciativas con el objetivo de lograr que lo que se produce sea reciclable en sí mismo y de proporcionar los servicios y las soluciones que también permitan a los clientes desmaterializar su crecimiento, se podrá impulsar el cambio y ayudar a todos a pasar a una economía circular.

Análisis adicionales muestran el beneficio neto de este enfoque de circuito cerrado en términos de capital natural: un beneficio 44% mayor ($1,3 millones anuales) en comparación con los plásticos vírgenes.

Sin embargo, la economía circular es más que solo elecciones de materiales. Con el fin de ofrecer tecnología con menos recursos utilizados, los servicios en la nube de Dell Technologies ayudan a sus clientes a aprovisionar varios tipos de tecnología para el personal o para los clientes sin atarla a un hardware nuevo. En muchos casos, esto también significa transferir trabajo desde dispositivos con factor de forma más grande (como una computadora de escritorio) a dispositivos con un factor de forma más pequeño, como una tableta, un cliente ligero o incluso un teléfono.

El rol que jugará la tecnología para permitir la economía circular va aún más allá. A medida que Internet of Things (IoT) comience a integrar los servicios en la nube, las redes, los sensores, Big Data y el análisis, impulsará nuevos aprendizajes que afectarán la forma en que se implementan los recursos.

La transición a una economía circular no puede ocurrir en el vacío. Requerirá la colaboración de industrias, clientes, cadenas de suministro y responsables políticos. Los emprendedores también serán clave para llenar vacíos e identificar nuevas formas de trabajar.

Nos enfrentamos a un cambio inevitable en la forma en que pensamos sobre el trabajo, los negocios, los productos individuales y las economías a medida que avanzamos hacia el futuro. En medio de todos estos cambios, una cosa es cierta: los líderes empresariales ahora son responsables de la gestión de las prácticas respetuosas con el medio ambiente en la economía circular.

El momento de actuar es ahora: cada miembro de la comunidad tiene un deber y un papel que desempeñar para garantizar que logremos un crecimiento sostenible. El avance de una economía circular requiere que todo el ecosistema colaborativo mire más allá de las estrategias y procesos de productos actuales para inspirar mejores prácticas en todos los ecosistemas de productos, utilizando la innovación y las comunidades para liderar las industrias y facilitar la sostenibilidad tanto para los clientes como para los socios.

Esta transición a una economía circular no ocurre de la noche a la mañana, requiere tanto innovación como colaboración entre las industrias. Los empresarios serán una pieza clave para llenar vacíos e identificar nuevas formas de trabajo. Y la tecnología tiene un rol importante que jugar en la facilitación de todo esto.

Ilbert Isaac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *